Estela Puyuelo
Ahora que fuimos náufragos

SOLAPA

Los versos de este poemario son verdaderos supervivientes de un naufragio, «palabras huérfanas» que, tras encomendarse a las musas griegas, reconstruyen la Odisea de la vida. Nos encontramos ante un libro de «vuelta, retorno, regreso», que parte desde la guerra de Troya del coronavirus hacia la ansiada isla de Ítaca, un viaje a la luz verde de la esperanza a través de lugares de inmenso riesgo. La autora actualiza el recorrido literario pretérito desde el tiempo en el que vive y salva su voz con valentía incluso al enfrentarse al engañoso canto de las sirenas de la mensajería instantánea. De este modo, emprende la aventura de escribir cuarenta poemas en los que pone en cuarentena su identidad y sobrevive para contarlo, creando y recreando a los personajes homéricos al tejer la madeja de las letras. Porque, al fin y al cabo, el territorio de la poesía no es sino el naufragio voluntario de la prisa del mundo y la búsqueda de ese añorado lugar en el que puedan abrazarse finalmente la tradición y la originalidad, el pasado y el futuro. Estela Puyuelo persiste, así, en su expedición por el sendero más humano al entender la vida como travesía, el viaje como destino y el monte como isla donde esquivar el mundanal ruido: “Yo de Horacio aprendí / y de Rosa Mª Marina / el Beatus ille que ayer dijera / el sabio Fray Luis / en castellano. / Y a los confines del mundo / treparé, / asiéndome a las rocas, / en feliz intento / por lograr la huida”.

Celia Carrasco Gil.

Nota Biográfica


Nací en Huesca, en 1976. De niña ya sabía distinguir muy bien un poema, 
el perfume que destilan de la vida las grandes voces y que se percibe con la nariz del corazón y me di cuenta de que, aunque pequeña, yo también era poeta.
Los años universitarios en la Facultad de Humanidades de Huesca me introdujeron en el mundo de la investigación. Así, gracias al Instituto de Estudios Altoaragoneses (DPH), pude acercarme al estudio de la pervivencia del mundo clásico en la literatura española del Siglo de Oro, primero con el impulso de mi mentora Rosa María Marina (VV.AA., El horacianismo en Bartolomé Leonardo de Argensola, Huerga y Fierro, 2002) y, más tarde, con
el aliento del semanario barbastrense El cruzado aragonés (serie de artículos semanales «Cuéntame quiénes fueron los Argensola», enero 2006-abril 2007), trabajo este último que se recogió en Cuaderno curioso que trata de quiénes fueron y qué escribieron los hermanos Leonardo de Argensola, barbastrenses (Selección de poemas a cargo de José Enrique Laplana, IEA, 2009). 
También el IEA me dio su apoyo para recopilar literatura de tradición oral con la supervisión de Ángel Gari y el magisterio de Francho Nagore, tema que estudié en los cursos de doctorado de la Universidad de Zaragoza bajo la dirección principal de las profesoras María Jesús Lacarra y María Teresa Cacho (VV. AA., La sombra del Olvido. Tradición oral en el Somontano occidental de Barbastro, IEA, 2006). Además, desde mi trabajo como profesora en el Centro de Educación de Personas Adultas «Somontano» coordiné los monográficos Laluenga (2006), Castejón del Puente (2008) y Abiego (2009), editados por los Ayuntamientos de estas localidades, y compuse, junto al periodista José Luis Pano, La vida en un minuto. Biografía de Santiago Fumaz Cazcarra, el retratista de Fonz, (CEHIMO, 2008), entre otros trabajos.
De 2007 a 2013 dirigí la revista digital www.rondasomontano.com, que me permitió contactar con numerosos escritores y contribuir a la difusión su obra literaria.
En el año 2013 la creatividad me abrió las puertas del Festival Internacional de Poesía Moncayo y me declaré poeta ante el mundo. Autora del poemario Todos los gusanos de seda, con prólogo de María Soledad Catalán (Olifante, 2015), he participado en las obras colectivas II Certamen Umbral de la Poesía. Valladolid (edición no venal, 2015), La mística (Olifante, 2016), Parnaso
2.0 (Gobierno de Aragón, 2016), Riglorámico (Chema Agustín, 2017), Amantes. 88 poetas aragoneses (Olifante, 2017), Antología poética del Ateneo Jaqués (Los bigotes del Potemkin, 2017), Antología décimo aniversario de la Casa de Zitas (La casa de Zitas, 2018), Las tentaciones de san Juan del río Huecha, (Olifante, 2020) y en revistas como Turia, El eco de los libres o Ágora y escribo reseñas literarias en el suplemento cultural Artes & Letras
de Heraldo de Aragón. Además, colaboré en la exposición de la artista Irene Val, Minimal Natura. Collage y poesía (2015) y creé y dirigí el espectáculo Eso tiene ser mujer. La casa de Bernarda Alba en clave poética (2018). En el año 2020 obtuve el título de profesora de Yoga de la AEPY (Asociación Española de Profesores de Yoga) gracias a la formación recibida en la escuela Conchita Morera de Zaragoza (2014-2020).
En la actualidad soy profesora de Lengua castellana y Literatura en el IES San Alberto Magno de Sabiñánigo, que es poesía y fuente caudalosa de inspiración, desde donde participamos con gran entusiasmo en el Programa del Gobierno de Aragón «Poesía para llevar».
Mi perfil de Facebook www.facebook.com/estela.puyuelo es una pequeña ventana desde la que mi poesía se abre al mundo. Y eso es fascinante.


Foto: Isabel Cabanes Penella