Antón Castro

El cazador de ángeles

Notas


Este texto nace al abrigo de Mozart. El teclado se acompasa con su música. No tiene nada de original. No es tan fácil serlo, ni se sabe si eso es bueno o necesario. Lo original ni es seguro que lo sea y menos que lo sea el día de mañana. Lo que sí que hay en este libro es algo que por estar no dejamos de pensar que es original. Verdad. Lo que este poemario grita con un silencio a raudales. Porque eso es esto que tiene ahora en sus manos. Abundancia de agua de curso rápido. En el mar, en el faro, en los amores y afectos que viran pero que nunca reciben el oprobio de la desconsideración. El acopio de huellas con el que se lanza inconsciente Antón Castro a contar, trae como si fuese en volandas, lo que llega en realidad en correo casi certificado. Que no hay espectros que no puedan cantarse, desvelos que no tengan comprensión y luz que provenga de un desierto de hielo. Agua, otra vez, en cualquier textura y mirada. Del espectro de la radiación del sol, la pasión del rojo la absorbe el agua, por eso vemos su complementario azul. Azul de la libertad que dirigiese el cineasta Kieslowski. Rojo de la fraternidad que anida en las dedicatorias de Antón. Colores y espectros que nos mecen hasta llevarnos a su Vocabulario de espectros. O de cómo no hace falta ser original o dejar que te mezca Mozart para que la verdad llegue de algo tan veraz como el deseo de tener ángeles para coleccionar. Si a los ángeles los imaginamos estáticos y a los cazadores, dinámicos; este libro acompasa la verdad dinámica y la estática. La de alguien que encuentra la fórmula para seguir volando. Bello vuelo.

Pedro Bosqued


Nota Biográfica

Antón Castro (Santa Mariña de Lañas-Arteixo, A Coruña, 1959) reside en Zaragoza desde el otoño de 1978; entonces tuvo su primera experiencia laboral en la vendimia en Cariñena
y Alfamén. Ha publicado más de una treintena libros de narrativa y poesía, de periodismo, biografías y ensayos. En Destino publicó cuatro libros de narrativa; en 2011 Xordica reeditaba El testamento de amor de Patricio Julve, de cuentos. En 2013 firmó El dibujante de relatos (Pregunta), con dibujos de Juan Tudela. Es autor de cuatro poemarios: Vivir del aire (Olifante, 2010), El paseo en bicicleta (Olifante, 2011), Seducción (Olifante, 2014), El musgo del bosque (Prensas Universitarias de Zaragoza, 2016) y Vino del mar (Olifante, 2029). Ha publicado libros de literatura infantil y juvenil, como El niño, el viento y el miedo (Nalvay, 2013), La leyenda de la ciudad sumergida (Nalvay, 2014), y El tango de Doroteo (Libros de Ida y vuelta, 2017) ilustrados por Javier Hernández. En 2012 apareció su novela de formación Cariñena (Ediciones 94), que ha sido reeditada por Pregunta en 2018. Y en 2017 reeditó una nueva edición, ampliada y ya definitiva, de su libro de relatos Golpes de mar (Ediciones del Viento, 2017), el libro de una vida. Publicó con el naturalista y fotógrafo Eduardo Viñuales el volumen Aragón. Excursiones a lugares mágicos (Sua, 2018). También es autor de varios libros de artista: Los sitios de la Zaragoza inadvertida (2016), con fotografías de Andrés Ferrer, Amor. La loca de Montalbán (Prames, 2018), con Natalio Bayo, y Mujeres soñadas (Aladrada, 2018), con fotografías de Rafael Navarro. En 2020 publicó, con Ángel Guinda, Gustavo Adolfo Bécquer. El escritor de mi vida (Olifante).

Coordina desde el año 2002 el suplemento ‘Artes & Letras’ de Heraldo de Aragón. En 2013 recibió el Premio Nacional de Periodismo Cultural y en 2020 el premio José Antonio

Labordeta de Comunicación.
***
Mi gratitud infinita a algunos poetas que están en el poemario: San Juan de la Cruz, Vicente Aleixandre, Miguel Hernández, Gustavo Adolfo Bécquer, Luis Cernuda, Miguel Labordeta, Blas de Otero, Rosendo Tello, Ángel Guinda, Fernando Sanmartín y algunos otros que van y vienen por los versos. Mil gracias también a los primeros lectores del El cazador de ángeles: Pedro Bosqued, Fernando Sanmartín, José Luis Melero, Mariano Gistaín, José María Gómez, Javier Calvo Torrecilla, Jorge Sanz Barajas, Javier Hernández, Miguel Sebastián, Eloy Fernández Clemente, Jaime García Machín y Gema Guerrero, Luis Alegre, Olga Bernad y Trinidad Ruiz Marcellán.

Foto: Aránzazu Navarro