Portada Galope y canto






Cristina Grisolía
Galope y canto

A rel de la lectura del darrer poemari de Cristina Grisolía, Galope y canto (Olifante. Ediciones de Poesía), m’he sentit cridada a reflexionar sobre el fet poètic. Al meu parer, el poema sovint és una resposta, de les moltes possibles, a una crida que arriba des del més profund de l’ésser, fruit d’un interrogant existencial, sense pretendre, qui podria, donar una resposta concloent, ja que la vida és un procès.
Però també pot ser que escriure poesia sigui una resposta individual a una invitació a tot allò que la vida té tant d’ordinari com d’extraordinari en tota la seva amplitud i profunditat, encara que aquestes dimensions siguin una abstracció, més encara: siguin un pur misteri, i, per això mateix, tant difícils de traslladar al paper.
I això no obstant, com qui s’empara en el fil d’Ariadna, el poeta, la poeta, es posa en camí per entrar en aquesta realitat abscòndita. Desvetllar aquest misteri és un pelegrinatge en tota regla i es constitueix en una via de coneixement les fites de la qual són expressades en cada poema. Un poemari doncs, vindria a ser el testimoni d’un tram d’aquest camí, com es desprén de Galope y canto.

(fragmento)

Biografía

Cristina Grisolía (Rosario, Argentina, 1946), viajó a Europa en 1972 con la intención de regresar pronto a su país, pero vivió en París, en Madrid y largos años en Viena hasta establecer finalmente su residencia en Vilanova i la Geltrú, Barcelona. 
En Rosario fue cofundadora de la revista “Cronopios” y estuvo vinculada a la revista “El escarabajo de oro”, Buenos Aires. Publicó relatos y poemas (Relojes de agua) en “Cuadernos Hispanoamericanos” y colaboró en “Nueva estafeta”. El poeta italiano Giovanni Nadiani tradujo cuentos y poemas suyos, que se dieron a conocer en la revista “Tratti” (Faenza). También parte de su poesía fue traducida al húngaro con motivo de su participación en un encuentro de poesía internacional celebrado en el Museo Literario Petöfi de Budapest.
En Barcelona, participa en lecturas y ediciones de “Café central” y en diversos foros de escritores y publicaciones colectivas.
En 2004 publicó el libro de poemas Donde el progreso no existe y gozo, prologado por Feliu Formosa (Ediciones El cep i la nansa).
Sus viajes la llevaron a realizar diversas actividades, pero durante los últimos años se dedicó al trabajo social, especialmente con mujeres víctimas de la violencia de género.