Portada Poemas para los demás






Ángel Guinda
Poemas para los demás


El libro Poemas para los demás reúne 38 textos ajustados a algunos del los principios fundamentales de la poética de su autor, Ángel Guinda: “Escribir como se vive”, “Escribir como se es”, “Antropoema: poema cuyo tema es un caso humano”, “Poesía útil que sirva al ser humano: moralmente, para vivir; estéticamente, para gozar; y culturalmente, para afianzar el conocimiento”. Escrito en un estilo claro y directo.
La poesía de Ángel Guinda aparece estudiada y seleccionada en diferentes ensayos y antologías, los más recientes:
- Letras arrebatadas: Poesía y química en la transición española. Germán Labrador. Editorial Devenir, Madrid, 2009.
- Metalingüísticos y sentimentales. Antología de la Poesía Española: 1966-2000. 50 poetas para el nuevo siglo. Edición de Marta Sanz Pastor. Clásicos Biblioteca Nueva, Madrid, 2007.
- 4 gatos. Otras voces fundamentales en y para la poesía española del siglo XXI. Edición de Agustín Porras. Huerga&Fierro. Madrid, 2009.
- Avanti. Poetas españoles de entresiglos XX-XXI. Edición de Pablo Luque Pinilla. Olifante, Zaragoza, 2009.

Biografía

Ángel Guinda (Zaragoza, 1948). Reside en Madrid. Autor de la poética Arquitextura y de los manifiestos Poesía y Subversión, Poesía útil. Traductor de Cecco Angiolieri, Teixeira de Pascoaes, Florbela Espanca, José Manuel Câpelo  y Àlex Susanna. Olifante va a publicar su poesía y aforismos reunidos en Vida Ávida y Libro de huellas, respectivamente. Ha participado como poeta en los Festivales Internacionales  de Poesía Moncayo.
Tras la redacción de El Mundo del Poeta. El Poeta  en el Mundo, Ángel Guinda llevó a cabo en La Casa del Poeta de Trasmoz, la Acción Hh: una huelga de hambre de ocho días de duración con reivindicaciones literarias, políticas y sociales.
La obra de Ángel Guinda está marcada por las principales consideraciones de su propia poética: "La palabra es un ser vivo", "Escribir como se vive", "La poesía es palabra sin apenas palabras, es palabra de música" y "Escribo contra la realidad, no sobre ella".
Estamos ante una poesía útil, expresionista, torturada, grave y profunda. Una poesía hija de la rebeldía y del más lúcido pesimismo; vitalista pese a ser un testimonio de la convivencia del ser humano con la muerte.
"Maldito para unos, ejemplar para otros. Su mirada filosófica, su lenguaje depurado, su estricto dramatismo, le han llevado a esa frontera en la que limita la poesía con el puro silencio. Y a ser considerado por un sector de la crítica como "uno de los poetas  más necesarios y reveladores que ha dado la literatura española de estas últimas décadas".

Trinidad Ruiz Marcellán

Foto: Columna Villarroya