Portada de Espectral






Ángel Guinda
Espectral

Espectral es un monólogo dramático, en prosa fragmentada, donde el tú épico se disuelve en el yo lírico y viceversa.
 Un poema escrito en estado de posesión durante 2010.
 Espectral pretende llevar la propuesta  “escribir como se vive” a sus últimas consecuencias, convencido de que todo lo que vivimos (cosas, personas, paisajes, actos) nos convive, todo lo que pensamos nos piensa, lo que sentimos nos siente, lo que deseamos nos desea, lo que  abandonamos nos acompaña, lo que olvidamos nos recuerda.
 Es un intento de negación del tiempo. Destruir el tiempo para apuntalar la eternidad del instante.
 Espectral  es una apuesta por el “antropoema” que en mi Poética defino como “poema cuyo tema es un caso humano”.
Un catálogo de las obsesiones: la vida, el amor, el sexo, el paso del tiempo, los fantasmas interiores, el miedo, la muerte…
 Espectral expone una cosmovisión vitalista, una negación de la muerte: el viaje del ser humano desde la oscuridad hasta la oscuridad, desde el silencio al silencio, desde la ausencia a la ausencia, desde la soledad hasta la soledad, desde la invasión de la realidad a la plenitud del vacío, desde lo natural a lo sobrenatural pasando por lo preternatural y paranormal, a través de caminos con obstáculos de luz y ruido.
 Poesía de la meditación, testimonio del recuento de la memoria.
 Y es también un testamento: “Os dejo a todos lo que no he vivido”.
 Acerca de la Forma
 Espectral me parece una carta al lector. Una carta escrita desde el río de mi sangre. Una confesión en voz baja.
 Dentro de un proceso constante de aprendizaje, Espectral viene a ser un ejercicio radical de mi experiencia de  la poesía frente a la poesía de la experiencia como tendencia dominante en la literatura actual: una activa autocontemplación existencial.
 Espectral es canto en cuanto poema, como palabra de música. Pero es también un narrativo decir, bombardeado por exclamaciones e interrogaciones. Una sincera declaración de mi mundo interior en momentos de arrebato, lucidez y encantamiento.
 Estéticamente, Espectral está lleno de figuras del realce expresivo: metáforas, imágenes, comparaciones, antítesis, sinestesias o confusiones sensitivas, hipérboles o exageraciones… Salpicado de aragonesismos: reblar, mardano, ruejos, caballo gito, trasmallo, etc.
 Y es un libro que contiene, entre otras cosas, un animalario, un pequeño botánico, una guía de viajes, un álbum fotográfico, una exposición de piedras preciosas, una proyección cinematográfica de sucesos, sueños, apariciones y pesadillas.

Libro finalista del Premio de la Crítica 2010

Biografía

Premio de las Letras Aragonesas 2010, Ángel Guinda (Zaragoza, 1948) reside en Madrid.            
Autor de los libros de poemas Vida ávida, La llegada del mal tiempo, Biografía de la muerte, Toda la luz del mundo (editado en las lenguas del territorio español y de la Unión Europea), Claro interior,  Poemas para los demás, Rigor vitae, Espectral o Caja de lava; de la Poética Arquitextura; de los ensayos breves El mundo del poeta, el poeta en el mundo (en esta misma colección) y ¿Para qué sirve la poesía? (inédito); de los manifiestos Poesía y subversión, Poesía útil y Manifiesto No.

Fotografía de Lucía Paprckova
www.angelguinda.com