Portada Yo






Augusto dos Anjos
Yo

EL DESVENTURADO
 
Los motivos de esa adhesión del público por la poesía atormentada y a veces difícil de Dos Anjos podrían radicar en la triste y breve biografía del poeta, o en su figura. Nacido en un ingenio de azúcar de Paraíba, llega a recibirse de abogado en Recife, y nunca ejercerá. Dará clases de literatura en la capital de su estado, pero la familia pierde las tierras, y el poeta, ya casado, se instala desde 1910 en Río de Janeiro, donde sobrevivirá como profesor. La pobreza lo perseguirá, con saña, se diría. Se instalará finalmente en la pequeña ciudad de Leopoldina, en Minas Gerais, para ser director de escuela, pero morirá de una pulmonía (y no de tuberculosis, una enfermedad que sin embargo inspirará algunos de sus versos más estremecidos). Su vida fue objeto de biografías diversas. Una de ellas, novelada, fue A última quimera, de Ana Miranda, en 1995.
 (fragmento)

Ángel Guinda

Biografía

Augusto dos Anjos nació en el municipio brasileño de Cruz del Espíritu Santo –estado de Paraíba- en 1884 y falleció de pulmonía el año 1914 en Leopoldina –Minas Gerais-, donde había trabajado como director de un colegio.
        Cursó estudios primarios y secundarios en su tierra, y Derecho en Recife. No ejerció la abogacía, como fue el caso de Teixeira de Pascoaes.

        Trabajará sin éxito en la industria familiar azucarera hasta que decide cumplir su sueño de trasladarse a Río de Janeiro. Allí, a lo largo de tres años, residirá en diez casas de distintos barrios, casi siempre en régimen de pensión, ganándose precariamente la vida impartiendo clases particulares y en academias, ya de Geografía brasileña, ya de Literatura, ya de portugués.
        Lector voraz. Darwin, Haeckel, Spencer y Schopenhauer son semillas para su filosofía y su cientifismo poético. De raíces católicas, se interesó vivamente por el brahmanismo, el budismo y la ciencia esotérica; conocimientos y experiencias que marcan decisivamente su obra. Yo es su único libro de poemas.