Elena Pallarés
Mala estrella


El nombre de Elena Pallarés se me había asociado hasta ahora a textos en apariencia distintos de éste: siempre inventivos, como el actual, sí; pero líricamente lúdicos y chisporroteantes; no era poesía festiva, desde luego, pero no me anunciaba el espinazo de dolor que ya desde el título —que hay que interpretar a un tiempo en el sentido literal y en el coloquialmente metafórico— vertebra estas páginas, transidas por el gemir de su propio pistoletazo expansivo: a un tiempo la “mala entraña” del cuplé y “la mala idea de Dios” del Alberti del “Sermón de las cuatro verdades” (en Sermones y moradas).

El denuedo expresivo es incesante y arrebatado, ya sean piezas cortas o largas, muy variadas en ritmo, léxico y, cuando conviene, rima: un planto, una nenia, un peán: veracidad y voracidad del “dolorido sentir”: asomémonos, como en Rosa Chacel, a la orilla de un pozo: titila o reverbera ahí lo que somos, en la palabra poética en trance de combustión. 

Pere Gimferrer


¿Es Mala estrella un libro de poemas? ¿Es un solo poema fragmentado en tantos rayos de luz poética como nombres recoge la agenda emocional de Elena Pallarés? Mala estrella es, en cualquier caso, un libro estrella, un lugar común convertido de forma magistral en lugar de excepción gracias a una poeta que, si ya nos había sorprendido con El Malentendido, Ajuste de cuentas o Ella guarda secretos, ahora nos ofrece un inquietante diálogo entre la vida y la muerte que la sitúa entre los nombres propios imprescindibles de la literatura. Lectura obligatoria, Mala estrella.

Editorial














Nota Bibliográfica:

Elena Pallarés nació en 1947 en Zaragoza, ciudad en cuya Universidad fue Profesora de Literatura Española. Además de originales ediciones —como son Agenda del artista en 1956 y Retratos del artista antes de 1956 de Jaime Gil de Biedma (1991), Álbum de fotos antiguas y El niño que quería coger la luna con las manos de Miguel Labordeta (1994)—, ha publicado «La escritura de vidrio» (La República de las Letras, 2002), «El ladrón de rosas» (Evohé, 2004 y los libros de poemas El malentendido (Valladolid, Fundación Jorge Guillén, 2002), Ajuste de cuentas (Madrid, Sial Ediciones, 2005) y Ella guarda secretos (Zaragoza, Olifante, 2006). Ha sido incluida en antologías, como Ilimitada voz. Antología de poetas españolas. 1940-2002 de José María Balcells (Cádiz, Universidad de Cádiz, 2002), Con voz propia. Estudio y antología comentada de la poesía escrita por mujeres. 1970-2005 de María Rosal (Sevilla, Renacimiento, 2006), Complicidades (Madrid, Consejo de Seguridad Nuclear, 2007), Yin. Poetas aragonesas 1960-2010 de Ángel Guinda (Zaragoza, Olifante, 2010), 40+4 años de «Tigres en el jardín», eds. Dionisio Pérez Venegas et alii (Sevilla, Point de Lunettes, 2012), Marcelo anda por ahí. Homenaje a Marcelo Reyes de Antón Castro y Columna Villarroya (Zaragoza, Olifante, 2016) y Amantes. 88 poetas aragonesas de Manuel Martínez-Forega (Zaragoza, Olifante, 2017).

Imagen: 
"Venus y Adonis" por Helena Santolaya y Elena Pallarés.